tarta de chocolate y frambuesas

Tarta de chocolate y frambuesas: una deliciosa combinación de sabores para endulzar tus sentidos

¡Hola a todos! Hoy vamos a compartir una receta que seguro hará las delicias de toda la familia. Se trata de una rica y sencilla tarta de chocolate y frambuesas. Las frambuesas no solo añadirán color y sabor a nuestro postre, también nos brindarán una buena dosis de vitaminas. Por eso, no puedes perderte esta receta que te convertirá en la estrella de la cocina.

Descubriendo la frambuesa en Lucena del Puerto, Huelva

Antes de comenzar con la receta, queremos compartir un poco de información interesante sobre las frambuesas. En la localidad onubense de Lucena del Puerto encontramos una cooperativa que se dedica al cultivo de esta fruta desde hace más de 30 años. Con 130 socios cooperativistas y cerca de 180 hectáreas, esta cooperativa se ha convertido en una de las principales productoras y comercializadoras de frambuesas en la zona. Cuentan con diferentes variedades de frambuesas que permiten abarcar toda la campaña de septiembre a junio.

Preparación de la tarta de chocolate y frambuesas

Vamos a comenzar con la receta. Aquí tienes los ingredientes que necesitarás:

  • Azúcar
  • Harina
  • Chocolate
  • Huevos
  • Mantequilla
  • Levadura en polvo

Paso 1: Preparación de la masa

Lo primero que vamos a hacer es montar las claras de los huevos y las yemas por separado. En un bol, batimos las yemas junto con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Luego, derretimos el chocolate con la mantequilla a fuego lento y lo incorporamos a la mezcla de yemas y azúcar. Añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos todo hasta obtener una masa suave y sin grumos.

Paso 2: Horneado de la tarta

En un molde previamente engrasado, vertemos la masa y la llevamos al horno precalentado a 180ºC durante aproximadamente 30 minutos, o hasta que al introducir un palillo en el centro de la tarta este salga limpio. Una vez horneada, dejamos enfriar.

Paso 3: Preparación de la salsa y la guarnición

Mientras la tarta se enfría, podemos preparar la salsa y la guarnición. En un cazo pequeño, derretimos un poco de chocolate junto con azúcar. Batimos bien hasta obtener una salsa suave. Por otro lado, lavamos las frambuesas y las colocamos en un plato junto con unas hojas de hierbabuena.

Presentación y degustación

Una vez que la tarta esté fría, podemos servirla junto con la salsa de chocolate y las frambuesas. Cada comensal puede añadir las frutas que prefiera, como arándanos, moras o fresas. ¡La cocina no tiene reglas y todos pueden personalizar su postre a su gusto! Esperamos que disfruten de esta deliciosa tarta tanto como nosotros.

¡Feliz fin de semana y hasta la próxima receta!

1. Montando las claras y las yemas

Para darle esponjosidad a nuestra receta, vamos a montar las claras y las yemas con el azúcar. Esto se puede hacer tanto a mano con una varilla, lo cual llevará un poco más de tiempo, o con una batidora. La elección depende de las herramientas disponibles y el tiempo que tengamos.

2. Derritiendo el chocolate

Para derretir el chocolate, recomiendo utilizar el método del baño María. Esto evitará que el chocolate se queme y mantendrá su brillo. Corta el chocolate en trozos y colócalo en un recipiente. Calienta agua hasta que esté hirviendo y coloca el recipiente con el chocolate sobre el agua caliente. El calor del agua derretirá lentamente el chocolate.

3. Atemperando el chocolate

Es importante esperar a que el chocolate se enfríe un poco antes de añadirlo al resto de los ingredientes. Si el chocolate está muy caliente y se mezcla con claras montadas, estas se vendrán abajo. El chocolate no debe estar frío, pero sí haber perdido algo de temperatura. Este proceso se conoce como atemperar.

4. Preparando la salsa de frambuesa

Vamos a hacer una deliciosa salsa de frambuesa que usaremos como guarnición para nuestros postres. Necesitaremos la mitad de las frambuesas, reservando la otra mitad para otras decoraciones. Esta salsa también se puede hacer con fresas, moras, arándanos u cualquier fruto rojo.

5. Terminando el postre

Una vez que tengamos todas las preparaciones listas, podemos comenzar a armar nuestro postre. Recuerda jugar con la guarnición de frambuesa y disfrutar del brillo y la textura que esta le dará a tus postres caseros.

Preparando una deliciosa salsa de chocolate

En este artículo te enseñaremos cómo hacer una deliciosa salsa de chocolate para tus postres caseros.

Ingredientes necesarios:

  • Medio kilo de frambuesas
  • Dos cucharadas soperas de azúcar
  • Una ramita de hierbabuena
  • Agua
  • 100 gramos de chocolate
  • 50 gramos de mantequilla

Preparación:

Para comenzar, lavamos las frambuesas y las ponemos en una olla. Añadimos dos cucharadas soperas de azúcar. Si las frambuesas son muy dulces, prueba el sabor y ajusta la cantidad de azúcar según tu preferencia. Agregamos la ramita de hierbabuena y cubrimos todo con agua hasta que las frambuesas queden sumergidas.

Ponemos la olla al fuego y calentamos a fuego medio hasta que las frambuesas estén cubiertas con el agua. Mientras tanto, derretimos el chocolate al baño maría. Asegúrate de remover constantemente para que la mantequilla se mezcle bien con el chocolate y mantenga su brillo.

Una vez el chocolate esté derretido, lo apartamos del fuego y dejamos que se enfríe un poco. Si aún queda algo de mantequilla sin derretir, no te preocupes, con el calor residual terminará de derretirse. Retiramos el agua del baño maría.

Ahora, podemos proceder a montar las claras de huevo por un lado y las yemas por otro. Este paso es opcional, pero puede darle una textura más suave a la salsa de chocolate. Si decides hacerlo, asegúrate de batir las claras hasta obtener un punto de nieve y mezclar las yemas con azúcar hasta que estén bien integradas.

Finalmente, servimos las frambuesas en un plato, cortamos algunas frutas como plátano, pera, manzana y naranja para acompañar y mojamos en la salsa de chocolate. ¡Listo! Ya tienes un delicioso postre para compartir con tus seres queridos.

Separación de ingredientes

Otro lado, montamos las claras. Más esponjoso nos va a quedar nuestro pastel. Vamos a separar las claras. Primero claras por aquí con cuidado y la yema al cuenco y emita por aquí. Vamos con el otro con cuatro huevos para esta receta, suficiente mirar. Yo estoy planteando la receta con cantidades para cubrir lo que es un molde de pudding. Bueno, lo que es un molde rectangular, pero que se puede hacer en cualquier molde. Si queréis que quede redondo redondo, a mí me gustan esos moldes, los que son rectangulares. Porque después a la hora de partir quedan muy bonitos. Quedan como si fueran cuadrados las rodajitas de pastel que partamos. Pero lo podéis hacer en cualquier molde. Lo importante, eso sí, que después también lo vamos a hacer nosotros. Es digamos que engrasar el molde y después de engrasar con la grasa, puede ser aceite de oliva, puede ser mantequilla, la que queráis. Nosotros vamos con aceite de oliva. Pero una vez que esté engrasado, espolvorear con harina. También se puede espolvorear con azúcar, pero ya queda demasiado dulce. Entonces volveremos con harina. Y así no se agarra después nada al molde.

Montar las yemas

Vamos a empezar a montar las yemas con el azúcar. Tan fácil como eso. Le vamos dando le vamos dando. Y vais a ver que al principio puede, pues esto yo no creo que vaya a montar esto enrique. Ellos vamos a ir un rato que si se iba a montar. Y de hecho, vaya a notar que va a cambiar de color y va a subir el volumen un poquito. Cogemos, pero esto lo podéis hacer también, si queréis, con las claras. Pero yo os aconsejo a ver despacito. Al principio vamos a mezclar así un poquito para que no salpique tanto el azúcar. Ahí está y cuándo tenemos mezclado, vamos a ir. Veis el color que tiene. No pues con paciencia le vamos a ir dando le vamos a ir dando hasta que se pongan un color blanco más blanco que es lo que buscamos. Nosotros tardan un poquito pero se consigue familia hacemos. No sé si me escucháis bien, pero hacemos el primer repaso y continuamos y así le damos tiempo al chocolate para que se vaya enfriando mientras montamos las yemas que mirar mirar va cambiando de color va cambiando de color aquí os esperamos primer repaso y continuamos.

Elaboración del chocolate

Comenzará a derretir al baño maría 150 gramos de chocolate con 150 gramos de mantequilla. Mover hasta que tengamos los dos ingredientes bien mezclados. Retirar y dejar atemperar. Por otro lado, disponer la mitad de las frambuesas en un cacito. Incorporar dos cucharadas soperas de azúcar y un ramillete de hierbabuena. Cubrir con agua y poner a fuego medio.

Separación de huevos

Cascar los huevos y separar las yemas de las claras. Reservar las claras y batir las yemas con 150 gramos de azúcar.

En este artículo vamos a descubrir los secretos del cultivo de la frambuesa. Nos encontramos en Lucena del Puerto, en la provincia de Huelva, donde aprenderemos sobre este delicioso fruto.

La frambuesa y sus beneficios nutricionales

La frambuesa es una fruta que, además de ser deliciosa, aporta muchos beneficios para nuestra salud. Destaca por su alto contenido de fibra, así como por ser una buena fuente de vitamina C, ácido cítrico y minerales como el potasio y el magnesio.

Control de calidad en la producción de frambuesas

En Costa de Huelva, empresa responsable de calidad, se realizan estrictos controles de calidad y seguimiento de trazabilidad en todas las frutas que se reciben. Esto garantiza que recibimos productos de excelente calidad y seguridad.

Variedades y formatos de frambuesa

Existen diferentes variedades de frambuesas disponibles, como la variedad remontante que se produce en otoño y la variedad lion que se produce en invierno y primavera. Además, podemos encontrar distintos formatos de fruta según su destino final.

Deliciosos frutos rojos para todos

Los frutos rojos, como la frambuesa, son refrescantes y estimulan el apetito, lo que los hace aptos para cualquier edad y tipo de dieta. No hay excusas para no disfrutar de estos tesoros gastronómicos que podemos encontrar en Andalucía.

Cómo preparar un postre con frambuesas

"Mirar qué color, color crema, color claro" - Si deseamos que nuestras yemas blanqueen, aumenten de volumen y adquieran un color crema, debemos mezclarlas suavemente con el chocolate derretido y la mantequilla. Es importante realizar movimientos envolventes de abajo hacia arriba para mantener el aire en las yemas.

"El chocolate le da buena pinta a la mezcla" - Podemos apreciar la buena pinta que adquiere la mezcla al añadir el chocolate derretido. Las yemas ya tenían buena apariencia previamente, pero el chocolate las hace aún más deliciosas.

"Aprovechamos los ingredientes al máximo" - Al emplear las lenguas de gato para mezclar el chocolate con las yemas, aprovechamos al máximo el chocolate y evitamos desperdiciar comida. Pequeños pedacitos de comida no aprovechados pueden sumar mucho en un restaurante.

Añadiendo los ingredientes secos

Una vez hemos mezclado el chocolate con las yemas, procedemos a añadir la harina y la levadura tamizadas. Para ubicarlas, podemos utilizar un colador y realizar movimientos envolventes suaves para asegurarnos de que se incorporan correctamente a la mezcla.

Los hermanos y la receta

Chicos, tenía dos hermanos, uno mayor y otro más chico, lo que me causaba mucho coraje ya que siempre me dejaban con el chico. A pesar de eso, yo quería ser como un espadachín, pero tenía que conformarme con ser el hermano pequeño. Ahora, continuemos con la receta. Primero, mezclamos la harina con la levadura hasta que estén bien integradas. No es necesario tamizar por separado. Tamizamos la mezcla pasándola por un colador para evitar la formación de grumos. Repetimos este proceso en tres tandas, siendo paciente para obtener un bizcocho esponjoso.

La importancia de la paciencia en la repostería

La repostería requiere paciencia. Mezclar los ingredientes con calma y esperar a que estén bien integrados es fundamental para obtener un resultado satisfactorio. El objetivo es que el bizcocho quede esponjoso y de buen sabor. Cuando alguien prueba nuestro postre y nos pide la receta, es un piropo muy bonito. Si no recordamos la receta, siempre podemos consultarla en nuestra página web o en el video del programa de cocina. Recuerda, el resultado de la repostería se ve reflejado en la satisfacción de quienes disfrutan de nuestros postres.

Montar las claras

Además de mezclar las yemas, también vamos a montar las claras. Colocamos las claras en un cuenco y las batimos hasta obtener una consistencia firme. Este paso es similar al realizado anteriormente con las yemas, pero sin azúcar. Una vez que las claras estén montadas, las incorporamos a la mezcla de harina y levadura, mezclando suavemente para no perder la esponjosidad.

En este artículo vamos a hablar sobre consejos para hacer postres caseros. Aprenderemos cómo montar claras a punto de nieve y algunos trucos para obtener un resultado esponjoso y delicioso. Además, te daremos recomendaciones sobre el tipo de chocolate que puedes usar para que tus tartas tengan un color oscuro y atractivo.

Montando las claras a punto de nieve

Uno de los secretos para lograr una textura perfecta en tus postres es montar las claras a punto de nieve. Asegúrate de que el recipiente y los utensilios estén limpios y libres de grasa para garantizar un resultado óptimo. Una vez montadas, las claras deben formar picos firmes y no caerse al darles la vuelta. Si no se montan correctamente, puede arruinarse todo el proceso de elaboración.

Mezclando la masa

Una vez que las claras estén montadas, debemos añadir el resto de ingredientes de forma cuidadosa para que la masa quede bien esponjosa. Es importante mezclar con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba, para que todos los ingredientes se integren de manera homogénea. Recuerda que el color final de la tarta dependerá del tipo de chocolate que elijas, por lo que es recomendable usar uno con un alto porcentaje de cacao.

Si prefieres un color más oscuro, evita utilizar chocolates con bajo porcentaje de cacao o con leche. De esta forma, conseguirás un resultado más intenso y sabroso.

Preparando el molde

Antes de verter la masa en el molde, debemos asegurarnos de que esté bien engrasado. Puedes utilizar aceite de oliva para este fin y asegurarte de que el molde esté cubierto completamente. Luego, espolvorea harina para evitar que la masa se pegue. Recuerda que es importante hacerlo en un plato o cuenco para evitar ensuciar la superficie de trabajo.

Preparación de la tarta

Una de las primeras cosas que debemos hacer es precalentar el horno a 180 grados. A continuación, batimos bien los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. En otro recipiente, tamizamos la harina y la levadura. Luego, añadimos la harina tamizada a la mezcla de huevos y azúcar y batimos hasta obtener una masa suave y sin grumos.

Horneado y decoración

Ahora, vertimos la masa en un molde previamente engrasado y enharinado. Damos unos golpes suaves en el molde para que el exceso de harina caiga. A continuación,ponemos el molde boca abajo durante unos segundos y luego volvemos a ponerlo en su posición normal. Introducimos el molde en el horno precalentado y lo horneamos durante unos 30 a 35 minutos, o hasta que al insertar un palo de brocheta en el centro de la tarta, este salga limpio.

Una vez que la tarta esté lista, la sacamos del horno y la dejamos enfriar antes de desmoldarla. Mientras tanto, podemos preparar la decoración. Para ello, derretimos chocolate al baño maría y lo vertemos sobre la tarta. También podemos añadir frambuesas salteadas con un poco de aceite de oliva y azúcar, así como una salsa de frambuesas casera.

Decoración final

Una vez que hemos decorado la tarta con chocolate, frambuesas y salsa de frambuesas, ya podemos disfrutar de nuestro delicioso postre casero. ¡Buen provecho!

Cómo hacer una deliciosa tarta de frambuesa y chocolate

Todo limpio vámonos: frambuesas. Rápido, no nos interesa que se deshagan mucho. Añadimos dos cucharadas aproximadas de azúcar y salteamos las frambuesas para que se vayan caramelizando. Las apartamos para evitar que se deshagan demasiado. Mientras tanto, derretimos el chocolate.

Emplazamos: las tres guarniciones de nuestra tarta. Hemos salteado las frambuesas, preparado la salsa de frambuesa y derretido el chocolate. ¡En tan solo 30 minutos!

Incorporar: el chocolate derretido en el cuenco de las yemas montadas y remover suavemente. Mezclar 100 gramos de harina con levadura y tamizar sobre la crema. Montar las claras a punto de nieve y añadirlas con movimientos envolventes para evitar que pierdan volumen.

Engrasar: un molde con aceite de oliva virgen extra y espolvorear con harina. Verter la masa y cocinar en el horno precalentado a 180 grados durante aproximadamente 30 minutos.

Derretir: un poco de chocolate al baño maría. Por otro lado, retirar la rama de hierbabuena y triturar la salsa de frambuesas que tenemos al fuego. Finalmente, comenzar a saltear el resto de las frambuesas en una sartén bien caliente con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Agregar 2 cucharadas soperas de azúcar, cocinar brevemente y retirar del fuego.

Todo listo: mirar la tarta, sacarla del horno y dejar que pierda temperatura. Guardarla en el frío. Vamos a crear un contraste de temperatura. Servimos la tarta fría y la acompañamos con una deliciosa salsa de frutos rojos.

A cortar: por ejemplo, la primera porción. Cogemos un trozo de bizcochito de chocolate y ¡a disfrutar!

Esta receta: es perfecta para los amantes del chocolate. Además, se pueden poner las frambuesas dentro o añadir un poco de nata. ¡Delicia asegurada!

Preparación de chocolate caliente

Gusta dejarlo así y una vez que lo tenemos ahí va eso, mirar lo que vamos a hacer: encima, chocolate caliente. Ponemos el chocolate caliente y ahora, pinto el plato con un poquito de chocolate. Vamos dejando que caiga y hacemos así tú y tomás. Pintamos un poquito el plato, hay el resto del chocolate como salsa para el que más quiera también quiera servir un poquito más y ya está, chocolate calentito. Ahí está este es el típico cuenco que ahora llama a alguien.

Consejos para servir chocolate caliente

1. Gusta dejarlo así y una vez que lo tenemos ahí va eso, mirar lo que vamos a hacer. Encima, chocolate caliente.

2. Ponemos el chocolate caliente y ahora, pinto el plato con un poquito de chocolate.

3. Vamos dejando que caiga y hacemos así tú y tomás.

4. Pintamos un poquito el plato, hay el resto del chocolate como salsa para el que más quiera también quiera servir un poquito más y ya está, chocolate calentito.

5. Ahí está este es el típico cuenco que ahora llama a alguien.

Artículos relacionados