los muffins de calabaza mas esponjosos del mundo

Deliciosos secretos para preparar muffins caseros irresistibles y super esponjosos

Los beneficios de los muffins caseros

La repostería casera va más allá de los pasteles elaborados y las preparaciones elaboradas. A veces, unos sencillos y simples muffins pueden ser la elección perfecta. Su sencillez y delicioso sabor los convierten en una opción muy atractiva. Además, la relación calidad-esfuerzo es mucho más alta. En este artículo, te enseñaré cómo hacer tres tipos diferentes de muffins: doble chocolate, frambuesa y nueces, y plátano y mantequilla tostada.

Receta de muffins de doble chocolate

A continuación, te explico cómo hacer los muffins de doble chocolate, jugosos y esponjosos con trocitos de chocolate en su interior. En un bol, combina 250 gramos de azúcar, 2 huevos y 2 yemas. Bate con unas varillas hasta que la mezcla haya duplicado su volumen y tenga un color más pálido. Luego, añade 100 mililitros de aceite de girasol para aportar jugosidad y una textura tierna y suelta a los muffins.

Sustituye video - Lee cómo hacer los muffins de doble chocolate

A continuación, agrega 150 mililitros de kéfir y 250 gramos de yogur natural al bol. Estos ingredientes no solo aportarán sabor, sino también acidez para equilibrar el dulzor. Por último, añade una cucharadita de aroma de vainilla para intensificar el sabor de los muffins. Mezcla todo con las varillas hasta obtener una masa homogénea.

La importancia de la sal en los postres

En otro bol aparte, mezcla 350 gramos de harina de trigo, 8 gramos de sal, 10 gramos de levadura química, 4 gramos de bicarbonato y 50 gramos de cacao en polvo. La sal es un ingrediente clave en los postres, ya que realza los sabores dulces. Una pequeña cantidad de sal en estos muffins ayudará a equilibrar los sabores y a evitar que sean demasiado empalagosos.

Por último, añade 125 gramos de chocolate picado en trozos irregulares a la masa. Puedes utilizar un chocolate con más del 70% de pureza para equilibrar el dulzor. La variabilidad de los trozos de chocolate añadirá más textura a los muffins. Así obtendrás un resultado final más interesante y delicioso.

Sustituye like - Descubre cómo hacer muffins caseros de doble chocolate

Muffins de chocolate

Para hacer unos deliciosos muffins de chocolate, necesitarás seguir estos sencillos pasos. Lo ideal es que mezcles todo justo antes de hornear para evitar que se forme mucho gluten al juntar la harina con el agua. Esto resultará en un bizcocho menos tierno y más durito.

Prepara un molde engrasado con mantequilla o usa papelitos de muffins. Si tu molde es para 6 muffins grandes, divide la masa equitativamente. Es importante no llenar el molde hasta arriba porque en el horno van a crecer bastante. Por último, añade 25 gramos más de chocolate picadito y lleva al horno a 180 grados calor solo por abajo durante 25 a 30 minutos, o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio.

No abras el horno durante los primeros 10 minutos porque la temperatura bajará drásticamente y probablemente se desinflarán. Una vez listos, deja enfriar los muffins en el molde durante 30 minutos y después sácalos para que se enfríen del todo.

Para una mejor textura, puedes colocar los muffins en una rejilla para que no se condense vapor y se pongan blandurrios. ¡Y ahí lo tienes! Unos muffins de chocolate jugosos y esponjosos, perfectos para disfrutar con una bebida láctea o cualquier otro acompañamiento.

Muffins de frambuesas y nueces

Ahora te presento una versión diferente de los clásicos muffins de arándanos. Esta vez vamos a hacerlos con frambuesas y nueces, con un bizcocho de base de Ken Fresh que le da un perfil de sabor más interesante y adulto. Además, llevan un crumble por encima que le da un toque crujiente.

Empezaremos por hacer el crumble. En un bol pequeño, añade 40 gramos de harina de trigo, 40 gramos de azúcar moreno, la ralladura de un limón y una pizca generosa de sal. Mezcla todo muy bien. A continuación, añade 40 gramos de mantequilla derretida y mezcla nuevamente hasta obtener una pasta homogénea. Deja enfriar para que la mantequilla se solidifique.

Vamos con los ingredientes húmedos. Estos muffins tendrán una base de mantequilla, que aportará un sabor extra. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente para que sea más fácil de integrar con los demás ingredientes.

¡Y eso es todo! Espero que disfrutes de estas deliciosas recetas de muffins.

El sabor característico del aceite y la mantequilla

El aceite de oliva aporta un sabor propio en la repostería, sin embargo, es más pronunciado que el de la mantequilla, por lo que se debe utilizar con precaución. Por otro lado, la mantequilla es un poco más laboriosa ya que requiere ser cremada inicialmente con el azúcar para obtener una mezcla homogénea.

Preparación de los ingredientes

En un bol, batimos 125 gramos de mantequilla sin sal con textura de pomada hasta que esté cremosa. A continuación, añadimos 150 gramos de azúcar blanco y batimos durante 3 minutos hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. Seguidamente, incorporamos un huevo tamaño L y batimos hasta integrarlo, repetimos este paso con otro huevo tamaño L. Además, agregamos 125 gramos de crema agria, creme fresh o yogur natural y 60 mL de leche o agua. Batimos nuevamente hasta obtener una mezcla uniforme.

Preparación de la masa

En otro bol, mezclamos 250 gramos de harina de trigo, 3 gramos de sal, 8 gramos de levadura química y 3 gramos de bicarbonato. Añadimos esta mezcla al bol de los ingredientes húmedos y mezclamos con una espátula hasta obtener una masa homogénea. Por último, añadimos 90 gramos de nueces y 225 gramos de frambuesas (congeladas o frescas) y mezclamos con cuidado.

Preparación del crumble y horneado

Preparamos el molde engrasándolo bien y repartimos la masa de manera equitativa. A continuación, añadimos una buena cantidad de crumble por encima, de manera que haya trozos grandes y pequeños para obtener una textura heterogénea. Llevamos el molde al horno, precalentado a 180 grados solo con calor por abajo, y horneamos durante 25 a 30 minutos, o hasta que el crumble haya adquirido un color dorado. Para asegurarnos de que el bizcocho está listo, insertamos un palillo en el centro y si sale limpio, lo sacamos del horno.

Enfriado y presentación

Dejamos enfriar el bizcocho en el molde durante 30 minutos y luego lo desmoldamos y lo dejamos enfriar durante un par de horas más a temperatura ambiente para que adquiera su estructura y firmeza característica. El resultado es un bizcocho tierno y compacto, con un equilibrio perfecto entre el sabor ácido y fresco de las frambuesas, las nueces y el bizcocho ligeramente agrio.

¡Un postre delicioso para disfrutar en cualquier ocasión!

Cómo hacer unos deliciosos muffins de plátano tostado y canela

Hoy te traigo una receta que te va a encantar: muffins de plátano tostado con un delicioso toque de canela. El sabor del plátano es sutil y se mezcla perfectamente con el aroma a mantequilla tostada. Además, el crumble de canela en la parte superior le da una textura crujiente y un toque de complejidad que lo diferencia de otros muffins. Y lo mejor de todo es que, al igual que cualquier receta con plátano, se mantiene jugoso durante varios días a temperatura ambiente. ¡Vamos a por ello!

Preparación de la mantequilla tostada

Lo primero que haremos es tostar la mantequilla. Para ello, en una sartén añadimos 120 gramos de mantequilla sin sal a fuego medio. Cuando la mantequilla esté derretida, comenzará a borbotear. Remueve constantemente para evitar que los sólidos se quemen. Después de un minuto aproximadamente, la mantequilla debería tener un color dorado y un aroma delicioso. Retiramos la mantequilla del fuego y la transferimos a un bol para que se enfríe completamente.

Preparación del crumble y los ingredientes húmedos

Mientras la mantequilla se enfría, vamos a preparar el crumble y los ingredientes húmedos. Comenzamos con el crumble mezclando en un bol 50 gramos de harina de trigo, 50 gramos de azúcar y media cucharadita de canela. A continuación, añadimos 50 gramos de mantequilla tostada derretida y mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados. Dejamos que el crumble se enfríe y se solidifique.

* Nota: La mantequilla tostada se utilizará tanto en el crumble como en el bizcocho de los muffins.

Continuamos con los ingredientes húmedos. En un bol, aplastamos 250 gramos de plátanos maduros con un tenedor hasta obtener una pasta homogénea. Añadimos un huevo tamaño L, 125 gramos de azúcar blanco y la mantequilla tostada. Batimos con unas varillas hasta que la mezcla duplique su volumen.

¡Hora de hornear!

Una vez que hayamos preparado los ingredientes húmedos, es hora de mezclarlos con los ingredientes secos. Añade a la mezcla de plátano 200 gramos de harina de trigo, 1 cucharadita de levadura en polvo y una pizca de sal. Incorpora los ingredientes secos a la mezcla de plátano poco a poco, removiendo suavemente con una espátula hasta que la masa esté homogénea.

* Importante: No batas demasiado la masa para evitar que los muffins queden duros. Una vez que los ingredientes estén mezclados, deja reposar la masa durante 15-20 minutos para que la levadura actúe y los muffins queden más esponjosos.

Llena los moldes para muffins hasta 2/3 de su capacidad y espolvorea el crumble de canela encima de cada uno. Lleva los muffins al horno precalentado a 180°C durante aproximadamente 20-25 minutos, o hasta que estén dorados y al pincharlos con un palillo, este salga limpio.

Una vez listos, deja que los muffins se enfríen durante unos minutos antes de desmoldarlos. ¡Y ya estarán listos para disfrutar!

Conclusión

Estos muffins de plátano tostado y canela son una delicia que no puedes dejar de probar. La combinación de sabores y texturas los convierte en un postre irresistible. Además, la mantequilla tostada no solo le da un sabor único, sino que también ayuda a mantenerlos jugosos durante varios días. Así que no esperes más y prueba esta receta. ¡Te aseguro que no te arrepentirás!

Receta de magdalenas de crumble

En este artículo te traemos una deliciosa receta de magdalenas de crumble. Estas magdalenas son esponjosas, jugosas y tienen un toque crujiente gracias al crumble que llevan por encima. ¡Te encantarán!

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de mantequilla
  • 175 gramos de harina de trigo
  • 3 gramos de levadura química
  • 2 gramos de bicarbonato
  • 4 gramos de sal

Preparación:

En un bol, batir los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea y espumosa.

Añadir la mantequilla derretida y mezclar bien.

Integrar los ingredientes secos: en otro bol, mezclar la harina, la levadura química, el bicarbonato y la sal. Añadir esta mezcla a los ingredientes húmedos y mezclar con una espátula hasta obtener una masa homogénea.

Engrasar los moldes con mantequilla y distribuir la masa en ellos.

Preparar el crumble: espolvorear generosamente el crumble sobre la masa en los moldes, asegurándose de que quede bien cubierto.

Colocar los moldes en el horno precalentado a 180 grados y hornear durante 20 minutos.

Una vez horneadas, dejar enfriar las magdalenas en los moldes. Desmoldar una vez estén completamente frías.

¡Y listo! Ya tienes unas deliciosas magdalenas de crumble para disfrutar. No podrás resistirte a su textura jugosa y su sabor irresistible.

Si te ha gustado esta receta, déjanos tus comentarios y cuéntanos cuáles son tus magdalenas favoritas. ¿Prefieres las tradicionales o te animas a probar esta versión de crumble?

Artículos relacionados