dulce de leche una pasteleria cafeteria que no os podeis perder

Descubre la irresistible tentación de la torta mil hojas de dulce de leche

Preparando uno de los postres más irresistibles: la torta milhojas

Si eres amante de los postres dulces como el dulce de leche, manjar o cajeta, esta torta milhojas te encantará. Para empezar, vamos a hacer el hojaldre, que es la clave de esta deliciosa preparación.

Preparando el hojaldre

El hojaldre consta de dos partes: el amasijo y el empaste. Para hacer el amasijo, debes integrar 500 gramos de harina y 10 gramos de sal en un bowl. Si prefieres, puedes hacerlo directamente en la mesada, formando una corona. Una vez integrados, añade 230 gramos de agua y 20 gramos de vinagre. Este último evitará que se formen hongos durante el reposo en la heladera. Además, agrega 60 gramos de manteca derretida si te encuentras en Argentina, Paraguay o Uruguay, o mantequilla sin sal en el resto de los países.

Te daré un consejo importante: el vinagre es fundamental para evitar la formación de hongos en el hojaldre.

Una vez que todos los ingredientes están integrados, comienza a amasar hasta lograr una masa bien integrada. No es necesario desarrollar el gluten, solo asegúrate de que esté bien unida. Luego, dale forma rectangular y envuélvela con film. Colócala en la heladera durante aproximadamente tres horas.

Preparando el empaste

Mientras la masa descansa en la heladera, vamos a hacer el empaste. Toma 300 gramos de manteca y dale forma rectangular entre dos papeles de cocina o film. Personalmente, prefiero hacer un empaste fino, pero puedes ajustar el grosor según tu preferencia. Luego, lleva el empaste a la heladera.

Armado de la torta milhojas

Una vez que la masa y el empaste han reposado en la heladera, es momento de proceder al armado de la torta milhojas. Estira la masa formando un rectángulo y coloca el empaste en el centro. Asegúrate de que la masa cubra por completo el empaste para poder cerrarla correctamente.

Con el empaste dentro, cierra la masa y comienza a estirarla suavemente hasta obtener el grueso de hojaldre deseado. Recuerda que si la manteca está demasiado dura, es recomendable esperar un poco antes de estirarla.

Un tip importante: el secreto para un hojaldre perfecto es hacer los pliegues adecuadamente.

Una vez que la masa está estirada, comienza a hacer los pliegues. Esta parte puede ser un poco técnica, pero siguiendo los consejos y la receta al pie de la letra, no tendrás problema alguno.

¡Hora de disfrutar!

Luego de hacer los pliegues, tu hojaldre estará listo para utilizarse en la preparación de exquisitas tortas milhojas. No olvides hornearlo según las indicaciones de tu receta y ¡prepárate para deleitar a todos con este delicioso postre casero!

En este blog te enseñaremos cómo hacer postres caseros deliciosos y fáciles de preparar. En esta ocasión, te compartiremos algunos consejos para trabajar con masa de hojaldre.

Preparación de la masa de hojaldre

Lo primero que debes hacer es dividir la masa en tres partes, utilizando marcas como referencia. Toma el extremo hacia adelante hasta la segunda marca y luego cierra la masa con el otro extremo. Gira la masa antes de estirarla nuevamente.

Ahora, después de haber hecho el primer pliegue, realiza una marca en forma de disco en la esquina superior izquierda y envuelve la masa en film transparente para refrigerar durante una hora.

Una vez pasado el tiempo de reposo, continúa con otra vuelta simple. Recuerda que la marca debe estar arriba a la izquierda. Espolvorea un poco de harina en la superficie de trabajo y estira suavemente la masa.

Para hacer una vuelta doble, divide la masa por la mitad y lleva uno de los extremos hacia el centro. Luego, pliega la otra mitad sobre sí misma. Gira nuevamente la masa y haz las marcas correspondientes. Vuelve a refrigerar durante otra hora.

Continúa con el proceso hasta obtener la cantidad de vueltas necesarias, siempre rotando la masa y marcándola adecuadamente después de cada pliegue.

Preparación del hojaldre

Para comenzar, necesitaremos un hojaldre bien descansado. Primero, lo filmamos y lo colocamos en la heladera por una hora. Una vez que esté listo, procedemos a estirarlo para hornearlo y formar los mil hojas. Es importante trabajar rápido para que no tome temperatura y se mantenga en condiciones óptimas.

A continuación, espolvoreamos un poco de harina sobre el hojaldre. Personalmente, me gusta dejar el film debajo, ya que facilita su manipulación. Estiramos aprovechando el film y, una vez estirado, lo llevamos nuevamente a la heladera.

Corte y preparación

Antes de proceder al corte, es recomendable cortar los bordes del hojaldre para liberarlo. Recordemos que debe poder desarmarse como un acordeón. Para determinar el tamaño de los cortes, podemos tomar las medidas aproximadas. Por ejemplo, si tenemos un hojaldre de 48 centímetros de largo, podemos dividirlo en 3 partes iguales.

Aprovechando tengo aproximadamente 30 centímetros más o menos. Voy a cortarlo en 6 partes iguales.

Una vez cortado, colocamos las porciones en una placa, ya sea con papel manteca o plancha de silicona.

A continuación, pinchamos las porciones con un tenedor para que crezcan y se desplieguen las capas. Luego, llevamos al freezer durante 10 minutos para enfriar nuevamente. Esto ayudará a que el hojaldre se deforme menos durante la cocción.

Horneado

Preparamos el horno a 190 grados y colocamos el hojaldre en una bandeja. Espolvoreamos azúcar impalpable sobre la superficie para que se caramelice. Esta etapa le dará un delicioso sabor al mil hojas.

El hojaldre deberá hornearse durante aproximadamente 15-18 minutos, o hasta que empiece a dorarse y crecer.

Finalmente, colocamos otra plancha de silicona o papel manteca sobre el hojaldre y una bandeja con peso encima. Esto permitirá que se desplieguen las capas y se formen los característicos mil hojas.

¡Y listo! Ya podremos disfrutar de unos deliciosos mil hojas caseros.

Hojaldre perfecto: consejos para lograrlo

Hojaldrado pero después lo quiero finito, así que eso tenéis que hacer. Una vez que le pones la placa con el peso arriba, lo vas a hornear por otros 20 minutos más. Así vas a tener un hojaldre increíble.

Cómo mejorar la presentación del hojaldre

Tengo aquí unos hojaldres que ya hice, tengo cocidos y que adelante así se enfriaban bien. No fíjate cómo quedan, están indies y mos me encanta está acá toda la caramelización del azúcar. Así que los vamos a emprolijar. Siempre corta t1 como referente y los otros los haces sobre ese.

Ahora te muestro todos estos restos de hojaldre, te los puedes comer como dinero que se estuviera. Ves cómo se ven las cápitas, esto es un hojaldre. Ves cápita, se deshace todo. Este está apretado. Acuérdate que lo queríamos como apretar, pero ahí ves todas las abuelitas que lo hacen delicioso. Es bueno.

Receta de hojaldre relleno de dulce de leche

Acá tenemos nuestro hojaldre, vamos a poner uno de base y lo vamos a rellenar con dulce de leche, por supuesto. Acá tengo 800 gramos de dulce de leche repostero y lo tengo a temperatura ambiente. Es importante que lo tengas a temperatura ambiente porque lo vas a poder esparcir mejor. Por supuesto que es muy importante que si no te has suscrito todavía al canal, lo hagas y que actives la campanita. Si te cuento cuando sale el próximo artículo.

Vamos a ponerle una buena capa de dulce de leche. Hojaldre hasta la capa de dulce de leche. Ojalá pero esta lista. Es que lo voy a poner al revés porque estar planito la parte de arriba es darle como al revés. Bueno, ahora cubrimos bien.

¿Qué vamos a hacer ahora? Ahí lo tenemos todo cubierto, qué buena pinta que tiene esto. Todo cubierto de dulce de leche alrededor, no termina ahí. Ahora vamos a ponerle chocolate por encima. Acá tengo 100 gramos de chocolate cobertura, hecho para derretir. Lo voy a poner por encima, vamos a cubrir todo. No importa, no te preocupes que si se cae, porque después lo vamos a cubrir todo alrededor con nueces picadas. A veces se cubre con praliné, no estaba hecho. Quise ponerle nueces para no complicarlo.

Detalles finales para darle un toque especial

Ahora vas a derretirte unos 50 gramos de chocolate cobertura blanco. Yo lo puse en una manga con un pico bien chiquitito. Le vamos a poner una línea, ahí vas, te sales, vuelves, sales, vuelves, enseguida acá para que la voy a completar. Y ahora, te vas a conseguir un palito y vas a hacer con el palito vas por acá el dibujito, vuelves y vuelves. Me parece re, pero es una pavada hacer estos chicos. Miren qué fácil que darle.

Súper canchero para sacarle, si se corre un poquito de chocolate, ponerlo en una plaquita mientras esperamos que le pongamos las nueces. Así que piquemos las nueces y se las ponemos alrededor. Poner lo que quieras si...

Hoy te traigo algunos consejos para hacer deliciosos postres caseros. Si eres amante de la repostería y deseas impresionar a tus invitados, sigue leyendo ¡y toma nota de estos consejos!

Praliné, una opción deliciosa

Si deseas añadir un toque especial a tus postres, el praliné es una excelente opción. En lugar de utilizar fruta seca, puedes preparar un praliné casero que será irresistible. Puedes utilizar la fruta que prefieras, aunque personalmente recomiendo las nueces por su agradable sabor y precio económico.

¿Cómo hacerlo?

Para hacer el praliné, pica finamente las nueces y luego mézclalas con un poco de azúcar. Esparce la mezcla en un plato y déjalo reposar. Luego, podrás añadirlo como topping a tus postres, dándoles un toque crocante y delicioso.

Un toque de dulce de leche

El dulce de leche es otro ingrediente que le aporta dulzura y cremosidad a tus postres. Puedes utilizarlo en diferentes formas, como relleno o baño para tus postres. Incluso puedes añadirlo a tus hojaldres para darles un toque irresistible.

El hojaldre, textura crujiente

El hojaldre es una masa que aporta una textura crujiente a tus postres. Puedes utilizarlo como base para tartas, pasteles o incluso para crear deliciosas milhojas. Acompañado de dulce de leche, nueces y un toque de chocolate, el hojaldre se convierte en un postre irresistible.

Artículos relacionados